Ciudades más resilientes frente al cambio climático a través de Soluciones Basadas en la Naturaleza

Enfoque de Nature4Cities

El proyecto Nature4Cities (N4C) apoya a los gobiernos nacionales y locales a acelerar la acción climática desde las ciudades protegiendo y/o restaurando los servicios ecosistémicos a través de Soluciones-basadas en la Naturaleza (SbN). El proyecto promueve:

Herramientas de planificación para la adaptación urbana usando análisis de la vulnerabilidad y los riesgos climáticos en ciudades.
Identificación de SbN urbanas para la adaptación y su integración en la planificación del desarrollo urbano.
Fortalecimiento de las políticas y los marcos institucionales para la implementación y escalamiento de las SbN en ciudades.
Fortalecimiento de las asociaciones entre actores públicos y privados claves para acelerar la adopción de SbN.
Definición de estrategias de financiación climática a través de mecanismos financieros públicos, privados y mixtos innovadores para la implementación y sostenibilidad de las SbN.

¿En qué ciudades se implementa N4C?

Camagüey y Manzanillo, Cuba

Santiago de los Caballeros, República Dominicana

Ciudad de Guatemala, Guatemala

La Lima y El Progreso, Honduras

Arraiján, Colón, Bocas del Toro y el área metropolitana de Boquete, Dolega y Gualaca, Panamá

Santo Domingo, Ecuador

Durazno y Rivera, Uruguay

¿Cómo se integran las SbN en ciudades?

Las SbN juegan un papel clave en la reducción de la vulnerabilidad y los riesgos relacionados al cambio climático en las ciudades. Las SbN urbanas protegen a los ecosistemas a escala urbana y de cuenca para que estos pueden brindar servicios como el control del flujo de agua, disminuyendo así los riesgos de inundaciones y escasez de agua, controlar la erosión para evitar deslizamientos y controlar la temperatura para proteger frente las olas de calor.

El drenaje del agua a través de áreas permeables que infiltran las precipitaciones.

El control de temperaturas gracias a la provisión de sombra y absorción de calor por el follaje.

Los huertos resilientes que proveen una fuente alternativa de alimentos y pueden emplear riego por goteo y/o colecta de agua de lluvia.

La provisión de agua de calidad para consumo humano gracias a la capacidad de regulación de los bosques.

El control de la erosión y prevención de deslizamientos por la vegetación en laderas y en zonas riparias.

La disminución de riesgo de subida del nivel del mar, erosión costera o mareas violentas por manglares y arrecifes de corales.

La resiliencia de las ciudades al cambio climático requiere de una acción integrada entre las áreas naturales y el entorno construido

Instituciones participantes:

Socios implementadores:

Proyecto financiado por: